CASA MARÍA | HOTEL

NUESTRA

HISTORIA

CASA MARÍA
1924

Nos encontramos en una casona construida a finales del sigo XX por Don Adolfo Reyes Velásquez y Doña María Lescas Cruz, matrimonio que procreó 8 hijos, y quienes como una gran familia tradicional oaxaqueña habitaron y disfrutaron de esta hermosa casa, recuerdos que hoy en día mantienen estas paredes y brindan encanto y calidez al espacio.

La casa se caracteriza por presentar una arquitectura bernacula, que se fue adecuando a las necesidades personales y de trabajo de quienes la han ocupado a lo largo del tiempo.

En un inicio se comenzó con la construcción y puesta en marcha de una tienda de abarrotes en general, ubicada a un costado de la entrada principal de la casa. Esta tienda sirvió para proveer de insumos y algunos servicios como alimentos y bebidas a los trabajadores de la antigua Fabrica de Hilos y Tejidos de Soledad Vista Hermosa, que se encontraba a 300 metros de la propiedad, y que hoy alberga al Centro de las Artes de San Agustín.

Fue a partir de la prosperidad de esta tienda que Don Adolfo Reyes tuvo la capacidad de construir la casa habitación para albergar a su familia. Joel, Eloísa, Ana María, Inocenta, Bertha, Adolfo, Adolfina y Alfonso, son los nombres de los 8 hijos quienes crecieron en esta propiedad.

En el año de 1924 Don Adolfo decidió colocar un piso de cemento pulido con sus iniciales en la sala, pasillos y habitaciones de la casa, mismo que aun se conserva en el pasillo y comedor de la planta baja. 

Con el paso del tiempo y despues de la muerte de Don Adolfo en el año de 1934, la señora María y sus hijas continuaron ofreciendo servicios en la tienda de abarrotes, al fallecimiento de la señora María el 2 de octubre de 1959, continuó la atención de la tienda a cargo de su hija Adolfina, quien complementó la atención con el servicio de alimentos lo que permitió mantener la propiedad. 

Con el cierre de la fabrica de hilos y tejidos el negocio se vino abajo, y años después de la muerte de la señora María Lascas Cruz la casa fue descuidada, periodo en el cual se vió afectada por la falta de mantenimiento.

Fue hasta el 21 de agosto del año de 1977 que la casa pasó a ser propiedad de las Sras Eloisa y Adolfina Reyes Lescas, hijas del matrimonio de Adolfo y María quienes decidieron vender y ceder su parte el 23 de julio de 1992 a Pedro, nieto del matrimonio Reyes Lescas. Despues de este periodo la casa inició su rehabilitación y puesta en renta. La casa albergó el taller de cerámica “Los Alacranes” del maestro Adán Paredes. En este taller trabajaron diversos artistas, entre ellos el Maestro Francisco Toledo.

Fue a partir del año 2011 que se considero el habilitar el espacio para poder ofrecer servicios de hostería. La intención fue abrir la casa para disfrute no solo para sus arrendatarios, sino también para las personas que visitan San San Agustín Etla, convirtiéndolo en lugar de reunión y descanso. Hoy en día la casa brinda servicios de hospedaje, restaurante, bar y galería de arte, manteniendo el encantoy calidez de las historías familiares y de trabajo que ha albergado.